Murió Lucas González, el jugador de 17 años de Barracas Central

La familia del joven del Hospital El Cruce informó que Lucas González, un futbolista de 17 años de Barracas Central, fue asesinado a balazos por la policía bonaerense ayer en la mañana y falleció este jueves por la tarde. Buenos Aires Florencio Varela, Provincia de Ellis.

Se suspendió la reunión entre Cintia, su madre y el presidente Alberto Fernández, que estaba programada para las 19:00 horas en Casa Rosada. “Lucas es mi más sincero sobrino.

Acaba de fallecer. Nuestro único requisito para todos ustedes es respetar la privacidad de su familia porque hemos sido destruidos. Queremos agradecer a todos los que fueron y son ahora. Ahora queremos ayudar”. Luca Sit up Justice. Eso es todo ”, dijo el tío a los medios en la entrada del hospital.

“Lucas seguirá en nuestros corazones”, dijo entre lágrimas el hombre a los medios de comunicación, y se sintió particularmente conmovido por la noticia de la reciente muerte del joven futbolista. “Queremos hacer justicia para Lucas. Ya no necesitamos a todos estos malditos policías”, enfatizó el tío del jugador de 17 años del Centro Barakas, que fue asesinado por los disparos de la policía bonaerense.

Muerte cerebral “. Respecto al policía que disparó a Lucas y se separó de la tropa esta tarde, el tío dijo: “Queremos que vayan a la cárcel porque tienen que ir porque son delincuentes. Se hacen delincuentes porque quieren hacerles a los niños.” Cuatro niños sucios, salieron del juego y terminaron con la muerte de Lucas “.

Lucas recibió un disparo en la cabeza por parte de la policía en Buenos Aires en el caótico complot. La versión oficial muestra que el menor resultó herido mientras era perseguido por tropas mientras viajaba en un Volkswagen Sulang con dos amigos. Sin embargo, Cintia -su madre- rechazó esta explicación y condenó al niño por recibir un disparo sin motivo el jueves por la mañana. “Es fácil de activar”, dijo la mujer.

Según la Policía, la secuencia se inició a pocos metros de una entrada de Villa 21-24 en la comunidad de Barracas. En ese momento, la policía de Comuna 4D tomó un teléfono móvil irreconocible, un Nissan Tiida, y observó a Volkswagen Suran salir del asentamiento y pasarlo. Le dijeron que se detuviera para identificar a las personas que estaban adentro, pero el sospechoso supuestamente aceleró.

En ese momento, comenzó una persecución. Siempre siguiendo las instrucciones de la policía, en la intersección de la avenida General Iriarte y la avenida Vélez Sarsfield, frente a la Catedral del Sagrado Corazón, agentes vestidos de civil lograron pararse junto al auto donde conducía Lucas para arrestarlos, pero el joven, En respuesta, se apresuraron a entrar por la puerta del conductor de Nissan e hirieron a un oficial de policía.

En ese momento, comenzó el llamado tiroteo entre la policía y el sospechoso. Posteriormente, el sospechoso aceleró su fuga, pero fue detenido en el cruce de Alvarado y Perdriel, a unas cinco cuadras de distancia. Detuvieron a los jóvenes y notaron que uno de ellos, Lucas, tenía una herida de bala en la cabeza. El niño fue trasladado al Hospital de Peña y allí fue hospitalizado. El cuarto sospechoso, acompañado de su madre, se entregó posteriormente en la comisaría 4D.

Deja un comentario