Video de la golpiza a la madre de Lucio Dupuy en la carcel – el niño de 5 años asesinado a golpes

Este domingo incendiaron la patrulla y apedrearon la comisaría donde vivían. Otro grupo intentó atacar la casa donde mataron al niño.

Luego de incidentes que resultaron en la quema de 3 patrullas, otros vehículos destruidos, más averías en la comisaría, 14 policías heridos y 10 detenciones, la Justicia Pampas decidió trasladar a la detenida Magdalena Espósito (su madre) y asesinada su compañera Abigail Páez. Lucio Dupuy.

Mientras tanto, el lunes, la línea de su padre se despidió del niño por última vez en su ciudad natal, el General Picco. “No quiero más violencia. La violencia se llevó a mi hijo”, dijo Christian Dupuy (27 años), quien reiteró que no escuchó sus solicitudes de contacto con el niño.

Ni la policía ni las fuentes judiciales confirmaron el lugar del traslado del detenido. Sin embargo, se cree que el destino de estas mujeres es la provincia de San Luis. Esto se hace por razones de seguridad.

Los disturbios tuvieron lugar en Santa Rosa. Duraron unas dos horas alrededor de la comisaría donde fueron detenidos “Magui” Espósito Valenti (24 años) y Abigail Páez (27 años). Lucio murió a causa de la golpiza, que le provocó múltiples lesiones y hemorragia interna.

El desfile comenzó en la Plaza San Martín. Caminó unas 30 cuadras hasta la sexta comisaría cerca de Butaló. Es una de las zonas más pobladas de la ciudad y limita con otras zonas densamente pobladas de la capital pampeana.

El ataque a la comisaría se inició con grafitis, con piedras en la entrada y las ventanas de la celda. Además, hay otra situación que despertó la ira de los manifestantes: un preso señaló la ventana de la celda donde se encontraba uno de los detenidos. Este es el prólogo de una serie de piedras, que desata una ira irresistible hacia los guardias y la vigilancia policial de este lugar.

Pero el incidente continuó en otra parte de la ciudad: en la casa donde mataron al niño de 5 años. Cientos de personas comenzaron a reunirse allí, lo que obligó a la policía a colocar guardias. Además, también estaba vallado el bloque donde vivía Lucio con su madre y la pareja.

A pesar de esto, hubo ataques a la policía y represión por parte de las fuerzas de seguridad. El incidente más violento, entre municiones anti-bullying y balas de goma, ocurrió en el barrio Río Atuel, que es un edificio en formato Fuerte Apache.

Según fuentes oficiales, 14 policías resultaron heridos y 10 fueron detenidos.

El padre de Lucio sostiene un camión de plástico rojo y amarillo en la mano. En el último viaje al cementerio, el juguete iba acompañado de un ataúd que contenía el cuerpo de Lucio. Este es uno de sus juguetes favoritos, esperándolo en Pico cada vez que lo visita.

La línea paterna de Lucio pidió una despedida íntima y discreta. A pesar de la fuerte movilización del caso en Picco, la segunda ciudad más grande de La Pampa, el deseo se hizo realidad.

“Gracias por acariciar tu alma. Ayer y hoy. Mantén la paz. La violencia se llevó a Lucio. No queremos más violencia”, dijo Christian.

Después del entierro de Lucio, los Dupuy fueron al tribunal, aparentemente fuertemente custodiados, para participar en las protestas que se llevaron a cabo hoy al mediodía.

Deja un comentario